Un ingeniero revisa el flujo de información entre calidad y producción, una vez definidos los parámetros a monitorear se reemplaza el papel por un formulario digital que envía la información en tiempo real a jefaturas (se programan alertas escalables dependiendo del
nivel de desviación).

El ingeniero de proceso entrega información a ingeniero de maquinaria y determinan los puntos del equipo que generan el descalibre.